Prácticamente todos los negocios de México tienen cortinas metálicas, sin embargo, muchas personas desconocen cuándo, por qué y cómo dar mantenimiento a sus cortinas de acero.

Lo primero que debemos tener en cuenta en que, debido a que no somos especialistas, debemos evitar engrasar por nosotros mismos los engranes de la cortina metálica. Es mejor que primero lo haga un experto.

El problema de engrasar por uno mismo es que las guías se vuelven más estrechas por la densidad de la grasa y esto, con el paso del tiempo, permite que se adhiera tierra y polvo, materiales que la dañan más.

Lo correcto es utilizar grasa líquida en spray y el proceso de engrasado debe efectuarse cada tres o cuatro meses, esto si la cortina metálica tiene un uso “normal”, es decir, apertura y cierre una o dos veces al día.

En caso de que la cortina de acero sea automática debemos recordar que el motor no necesita de mantenimiento alguno, mucho menos de grasa ya que están lubricados internamente.

Otro aspecto por cuidar es que el eje de enrollamiento de la cortina está en perfecto estado, ya que de lo contrario el funcionamiento tendría más y más fallas.

También debemos verificar que ningún lado de la cortina metálica está más arriba o abajo que el otro. Esto sí sería grave porque se estaría forzando todo su sistema. La mala nivelación probablemente se deba a pérdida de presión en algún sistema, por lo que es necesario llamar al técnico para que le dé manteamiento.


Fuente: cortinasmetalicas.com.mx